EL RINCÓN DE ROBLEDILLO

Ubicadas en un pequeño pueblo tranquilo y hospitalario (Robledillo de la Jara), donde el tiempo pasa de manera distinta, un lugar para que el viajero se olvide del estrés de la vida diaria y se reconcilie con la naturaleza. Hablamos de las dos casitas que conforman el Rincón de Robledillo, un conjunto de viviendas rurales construidas en piedra que cuentan con capacidad para cuatro personas cada una.

Dos casitas conformadas por una primera planta con salón comedor, chimenea, TV led y cocina y una planta baja con dos dormitorios, el principal con cama de matrimonio y otro con dos camas de 90 cm., y un cuarto de baño completo. Por supuesto, también cuentan con un jardín exterior común con barbacoa y muebles de jardín.

Todas nuestras casas están perfectamente equipadas con:

  • Vajilla y cubertería de calidad, menaje, frigorífico, vitro cerámica/eléctrica, microondas, cafetera.
  • Sábanas, mantas, colchas y edredones.
  • Para los más pequeños disponemos de cunas de viaje y tronas (previa petición).
  • Las casas tienen calefacción, lo que asegura la temperatura ideal en todas las estancias.
  • Se dispone de servicio de limpieza y lavandería para largas estancias (consultar).
  • Se admiten animales. (PREVIA PETICIÓN)

El Rincón de Robledillo, goza de una ubicación privilegiada que le permite acceder a los puntos más importantes del entorno. Asimismo, en nuestros alojamientos encontrará la tranquilidad necesaria para descansar, sin dejar por ello el contacto con la naturaleza.

Lugares de interés en Robledillo de la Jara

Taberna-Museo Etnográfico: Es un restaurante en la planta de abajo y en la de arriba cuenta con cuatro espacios temáticos donde se muestra cómo y con qué se hacían, a principios del siglo XX, el pan, la miel, el vino y los productos de matanza.
Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol. Se levantó en el siglo XIX aprovechando las ruinas de un templo anterior. Conserva una pila bautismal y otra de agua bendita renacentistas.

Centro de Interpretación de la Micología: Inaugurado recientemente en un antiguo lavadero acondicionado y ampliado ofrece información a aquellos visitantes que acuden al Valle del Lozoya en busca de setas. Además, programa distintas actividades.

En las proximidades de Robledillo de la Jara

Embalse de El Villar: Fue uno de los primeros que se construyeron en la comunidad para abastecer de agua a Madrid. Su presa, obra de Morer y Boix en 1879, es una de las más antiguas de la provincia y la primera del Canal de Isabel II.

Molino del Riato: Este molino está deteriorado y puede observarse, por la pista hacia El Atazar, en el pantano, cuando el nivel de agua es bajo.

Robledillo de la Jara

Robledillo de la Jara se sitúa en el sector septentrional de la provincia de Madrid, en las estribaciones de los Cerros de la Mujer Muerta. Su territorio está atravesado en dirección Norte-Sur por una barrera montañosa que oscila entre los 1.000 y los 1.300 m. de altitud. Esta barrera divide el término en dos vertientes: una oriental que vierte sus aguas en la cuenca del Riato, afluente del Lozoya, y otra occidental, en declive sobre el propio río Lozoya que se encuentra embalsado en esta zona por las presas de El Villar y El Atazar. A ellas desembocan los arroyos Aborrero y de la Dehesa, situándose entre ambos el lugar de Robledillo, a una altitud de 1.042 m., en un terreno despejado con fuertes pendientes hacia el Oeste y magníficas vistas.

En su entorno inmediato se cultivan algunos pequeños huertos con escasa incidencia en el paisaje circundante, formado por monte bajo, jara y retamas sobre todo, con algunos pinares jóvenes en la zona de repoblación mientras que en los valles encajonados por donde bajan los ríos, aparecen los robledales autóctonos mezclados con madroños, encinas y alcornoques aislados.

En las laderas sobre el Lozoya, con orientación suroeste que garantiza el asoleo y protegidas del viento, existían plantaciones de las que sólo quedan las cercas de piedra que las limitaban y protegían frente a los animales.

El ganado lanar era la base de la economía comarcal y los rebaños bajaban en gran número por la Cañada Real de La Hiruela que atraviesa el término por el noroeste, tras cruzar el Lozoya por el puente medieval de El Villar, hoy despoblado.

El pueblo se llamó inicialmente sólo Robledillo, en referencia a los abundantes bosques de robles que en tiempos poblaban el territorio. El apelativo “de la Jara” se tomó únicamente cuando se hizo necesario para diferenciarse de otros Robledillos y procede del llamado “Quarto de la Xara” al que pertenecía Robledillo dentro de la división administrativa de la Tierra de Buitrago. Ese nombre deriva de la masiva presencia de esta planta en la comarca.

Reportaje en Telemadrid

Noticias

captura-de-pantalla-2016-11-22-a-las-10-54-25

En familia o con amigos El próximo puente de Diciembre disfruta de una magnífica escapada…

agenciasviajes

Únete a la solución para agencias de viajes y profesionales. Hazte colaborador de nuestro programa…