LAS CASITAS DE BRAOJOS

Dos casitas, situadas en un precioso pueblecito de la Sierra Norte madrileña de unos 200 habitantes, con capacidad para cuatro personas cada una de ellas, con techos a dos aguas y construidas en piedra y madera. Un lugar idílico, ideal para los más románticos y los más aventureros, ya que en sus alrededores existen numerosas rutas de senderismo y actividades que harán las delicias de todos los amantes de la naturaleza. Sin olvidar la tranquilidad que ofrecen sus paredes de piedra, su chimenea en un invierno nevado o su decoración única, que invitan al descanso y la paz en un entorno sin igual de la Comunidad de Madrid. Ambas viviendas cuentan además con un jardín exterior individual con barbacoa y muebles de jardín para disfrutar del verano.

Todas nuestras casas están perfectamente equipadas con:

  • Vajilla y cubertería de calidad, menaje, frigorífico, vitro cerámica/eléctrica, microondas y cafetera.
  • Sábanas, mantas, colchas y edredones.
  • Para los mas pequeños disponemos de cunas de viaje y tornas (previa petición).

Las Casitas de Braojos gozan de una localización privilegiada que le permite acceder a los puntos más importantes del entorno. Asimismo, en nuestras Casitas encontrará la tranquilidad necesaria para tras un día lleno de intenso contacto con la naturaleza.

Lugares de interés en Braojos

Iglesia Parroquial de San Vicente Mártir: Fue construida en los siglos XV y XVI y reedificada en estilo barroco en el XVII utilizando mampostería de piedra con esquinas de sillares, presenta una torre gótica original. La planta tiene forma de cruz latina, con dos naves. En su interior se conserva un Retablo de 1633 realizado por Gregorio Fernández y dos tablas de Berruguete. Situada en el punto más alto del pueblo, en torno a ella, se estructura el barrio de arriba, mientras que el de abajo lo hizo en torno a la plaza del Sol, donde se localiza el Ayuntamiento.

Braojos mantiene todavía un marcado carácter rural y la actividad agropecuaria sigue configurando lo esencial de la vida local. Su paisaje está definido por las amplias superficies de pastos y cultivos y por la red de caminos de vías pecuarias. Pero un número creciente de familias ha introducido en sus rentas ingresos procedentes de otros sectores como la construcción, el comercio y la hostelería. En el núcleo, además de un potro utilizado para herrar caballerías y vacas, subsisten algunas viviendas rurales y dependencias agropecuarias de interés, sobre todo en el borde Este del pueblo, que es su parte más antigua y cuyo entorno posee un considerable interés paisajístico.

En las proximidades de Braojos

Ermita del Buen Suceso: En la carretera hacia La Serna, a 1 kilómetro, se encuentra la Ermita del Buen Suceso, situada fuera del pueblo. Es del siglo XVII y fue rehabilitada en 1985. Tiene planta rectangular de tres naves y está construida en mampostería sobre un zócalo rematado con losetas de piedra. Sobre la cabecera hay un cimborrio rectangular que alberga una cúpula. En el exterior, a los pies, se levanta una pequeña espadaña-campanario.

Braojos de la Sierra

La fiesta de San Vicente Mártir, Patrón de la localidad, se celebra el día 22 de Enero, y aún siendo más austera, no deja de ser importante. En este día de celebración se degusta vino y chorizo y el Ayuntamiento ofrece una comida en honor a los mayores de la localidad.

La Pastorela es una danza pastoril tradicional y no sabemos exactamente cuándo comenzó esta tradición. Los primeros escritos a los que hace referencia datan del siglo XV, aunque se piensa que la Pastorela se remonta al siglo XIII. En Nochebuena, los pastores bajan al pueblo y van a la iglesia a presentar al Niño Dios los mejores corderos de sus rebaños, en la Misa del Gallo.

A su lado están los músicos con instrumentos rudimentarios y artesanales: un tambor, unas panderetas, zambomba, el almirez y xilófono de huesos (llamado carreñuelas, son huesos engarzados con alambre y colgados al cuello con una cuerda, se hacen sonar rozándose con unas castañuelas).
Comienza la Misa cantando villancicos, nueve pastores entran bailando y se acercan al Altar. Los dirige El Zarragón, que lleva un cordero para ofrecerlo al Niño Jesús.

Otra manifestación folklórica importante es la relacionada con la Jota de Braojos o Jota Serrana.
Durante el año se celebra “la vaquilla de los niños”: Las Vaquillas, también tradición de antaño, es un armazón de madera con cuernos simulando una vaca, vestida con una sábana en las que se ponen diferentes pañuelos para adornarla. Ésta corre a los pequeños, que portan cencerros, por las calles del pueblo.
También se celebra “la vaquilla de los mozos”: éstos vestidos de Máscaros, causan el terror de grandes y pequeños corriendo delante de la vaquilla.

Noticias

captura-de-pantalla-2016-11-22-a-las-10-54-25

En familia o con amigos El próximo puente de Diciembre disfruta de una magnífica escapada…

agenciasviajes

Únete a la solución para agencias de viajes y profesionales. Hazte colaborador de nuestro programa…

Vídeo